Hipertensión, no es lo que parece

Solemos pensar en la hipertensión como algo propio de personas con sobrepeso, que comen mal o beben demasiado. En realidad también se da en personas con un peso normal, que hacen ejercicio y comen “equilibradamente”. Como esto suele ocurrir pasados los 45-50 años, caemos en la trampa de pensar que es algo casi inevitable, el precio de envejecer. De este modo, nos convertimos en hipertensos crónicos altamente controlados  y medicados, cuando en realidad suele tratarse de un síntoma.

¿Qué es la presión arterial?

Gracias al sistema cardiovascular la sangre llega hasta la última célula de nuestro organismo. Como todo en el cuerpo, es un sistema flexible. Cuando el corazón bombea, el sistema se expande para facilitar el paso de la sangre. Si el corazón bombea y el sistema está rígido u obstruido (es decir, las arterias no ceden lo suficiente) la presión arterial aumenta.

¿Por qué no cede? Porque la arteria ha dejado de ser flexible. Esto ocurre porque está inflamada. Entonces llega el calcio y se une a la inflamación. Ya tenemos el vaso inflamado y calcificado, provocando un estrechamiento que hace que el colesterol circulante en sangre se quede pegado, complicando el cuadro.

¿Por qué se inflama y calcifica? Básicamente, por un agente dañino: el exceso de glucosa en sangre.

Sabemos con certeza que el exceso de glucosa en sangre daña poco a poco las paredes arteriales. La inflamación es un mecanismo inmunitario innato para aislar y destruir al agente agresor. La calcificación es otro mecanismo de protección: como los tejidos alterados tienen el pH disminuido (es decir, se acidifican) el cuerpo responde depositando sales de calcio para neutralizar la acidez (es decir, alcalinizando). Si el agente dañino (en este caso la glucosa, que es altamente acidificante) persiste en el tiempo, la inflamación continúa y la calcificación se endurece, estrechando los vasos y dificultando el flujo sanguíneo.

A esto hay que añadir que cuando el mecanismo glucosa-insulina está alterado, el exceso de insulina acaba afectando al riñón, que responde reteniendo más sal. Así, se pone en marcha otro sistema paralelo de elevación de la presión arterial.

Pasan años desde que el equilibrio glucosa-insulina se altera hasta que se detecta un exceso patológico de glucosa en sangre. Cuando finalmente se diagnostica, estamos ya en un cuadro de pre-diabetes o diabetes, mucho más difícil de recuperar y que normalmente requiere tratamiento farmacológico de por vida.

Resumiendo: un exceso continuado de glucosa (es decir, una resistencia a la insulina, que rara vez se diagnostica médicamente) está con mucha frecuencia detrás de la hipertensión rebelde en personas sanas que “se cuidan”. Es por ello que no responde a ningún tratamiento, porque es inútil tratar el síntoma sin abordar la causa que lo provoca.

Así pues, el colesterol  no es la causa del aumento de la presión arterial. Las grasas se añaden al problema que está en las paredes arteriales, que han perdido su flexibilidad y están endurecidas. Esto no será diagnosticado hasta que se produzca un colapso o un daño grave que pueda verse en las pruebas médicas, lo cual reafirma la idea de que la hipertensión y el colesterol son causa de infartos y otras condiciones similares.

Pero nosotros ya sabemos que esto no siempre es así.  El cuerpo, a través de la presión arterial, nos está avisando de desequilibrios metabólicos y no cardiovasculares.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

 

Qué pasa con el azúcar

Cada día se escucha con más fuerza lo nocivo que es el azúcar para la salud, cuando hace sólo unos años nos decían que era imprescindible para el buen funcionamiento cerebral… ¿qué está pasando?

Pues bien, el problema fundamental con el azúcar es que está en todas partes y lo ingerimos a todas horas. Aún aquellas personas que dicen “no tomar azúcar”, si consumen productos procedentes de la industria alimentaria, o comen fuera de casa, están ingiriendo azúcar (y  mucho) sin saberlo.

Todos los ingredientes terminados en –osa (sacarosa, dextrosa, maltosa, fructosa…), así como todo lo etiquetado como jarabe, jugo, melaza, sirope, caramelo, almidón, fécula, dextrina, maltodextrina, etc., son azúcar. Por si fuera poco, estos azúcares industriales son mucho peores para nuestros cuerpos que el azúcar blanco, porque se absorben muy rápidamente, disparando el nivel de glucosa en sangre. En realidad, tiene sentido: cuanto más nos alejamos del estado original de los alimentos, más atentamos contra nuestra naturaleza.

Os invito a revisar las etiquetas. El orden de los ingredientes sigue el criterio de mayor a menor cantidad. Por ejemplo, los ingredientes de un tomate frito que se anuncia como “sin gluten, sin aditivos, con aceite de oliva virgen extra” son: tomate, aceite de oliva virgen extra (5,1%), azúcar y sal. Eso quiere decir que puede tener un 5% de azúcar o menos. Si hacemos cuentas, veremos que un bote de 500 gramos puede tener 25 gramos de azúcar, unos 6 terrones. Esta cantidad supera con creces lo que sería razonable para corregir la acidez del tomate.

Podéis comprobar que el azúcar (con este nombre o con otro) está en todo tipo de alimentos, y no sólo en los dulces. Por ejemplo, los gambones congelados crudos de una conocida marca, llevan azúcar en su composición. En concreto, sacarosa.

Nuestro cuerpo no está preparado para esto. Estamos sometidos a un constante goteo de azúcares en nuestra sangre –del que no somos conscientes- que altera las reacciones químicas del metabolismo celular, afectando así a todos los tejidos y órganos.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

 

Acupuntura: qué trata

La acupuntura es efectiva en:

DOLORES:

Dolores crónicos, localizados o generalizados (artritis, artrosis, codo de tenista, hombro congelado, lumbalgias, contracturas, bursitis, hombro congelado, túnel carpiano…).

Dolores de cabeza y migrañas.

Fibromialgia y fatiga crónica

TRASTORNOS EMOCIONALES:

Ansiedad, depresión, estrés
Nerviosismo, insomnio, desánimo

MALES DE NUESTRO TIEMPO:

Colesterol y tensión arterial
Infecciones recurrentes
Cansancio y fatiga

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS:

Sinusitis, bronquitis, rinitis, asma, faringitis, neumonía, tos…

ENFERMEDADES GASTROINTESTINALES

Estreñimiento, diarrea, gastritis aguda y crónica, colon irritable, colitis ulcerosa…

ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS:

Cefaleas, migrañas, parálisis facial, neuropatía periférica, secuelas de accidente vascular cerebral, neuralgia intercostal…

TRASTORNOS GINECOLÓGICOS

 

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

La primavera… el hígado altera

El hígado es asombroso. En su kilo y medio de peso se localiza el laboratorio central del cuerpo. Lo metaboliza todo: las proteínas, los hidratos de carbono y los lípidos.

¿Qué es metabolizar? – Es cambiar químicamente la naturaleza de ciertas sustancias.
Por ejemplo, sintetizar grasas a partir de proteínas y carbohidratos o formar urea a partir de proteínas (la orina humana contiene unos 20 gr. de urea por litro).
El metabolismo se divide en dos procesos, el catabolismo y el anabolismo. El catabolismo libera energía; por ejemplo, la energía que obtenemos cuando comemos hidratos de carbono. Las reacciones anabólicas utilizan esa energía liberada para construir componentes de las células como las proteínas y los ácidos nucleicos. El catabolismo y el anabolismo son dos procesos interdependientes.
Yin y Yang. El uno depende del otro, y uno no existiría sin el otro.

 Más funciones del hígado:

  • La buena digestión se relaciona con el hígado, porque se ocupa de la formación de bilis, necesaria para la digestión (la vesícula biliar, íntimamente relacionada con el hígado, almacena la bilis y la segrega cuando es necesario).
  • Cualquier función metabólica está orquestada por el hígado. Regula la glucemia (la glucosa en sangre), sintetiza el colesterol y produce los triglicéridos.

Detoxifica, convirtiendo sustancias nocivas como el alcohol en otra inofensivas. También neutraliza tóxicos y metaboliza casi todos los fármacos.
Además, se ocupa de la coagulación de la sangre

  • Nuestro estado de salud general descansa sobre el hígado, porque:

En él residen los macrófagos que matan bacterias, virus y demás. Es decir, el hígado es una de las fuerzas defensivas del cuerpo.
Almacena vitaminas y otras sustancias: glucógeno, hierro, vit. B12, A y D

Sabiendo todo esto, ¿quién puede creer que tratando el síntoma se resuelve el problema?

Como alternativa a tanto medicamento “anti-síntoma” (anti-ácido, anti-colesterol, anti-biótico, anti-histamínico, anti-tusivo, anti-emético….), las terapias naturales  ofrecen mejores resultados apoyando la función de los órganos en desarmonía desde un punto de vista integral.

La medicina tradicional china sabe que la primavera es la estación del año que más afecta al hígado. También conoce su función inmunológica y detoxificante, aunque lo llama de otra manera. Sabe que para resolver las alergias y la astenia primaveral es preciso reequilibrar la energía hepática, además de otros órganos y sistemas.

Nuestra cultura afirma que la primavera, la sangre altera. En medicina tradicional china, se diría que la primavera altera el hígado.

¡FELIZ PRIMAVERA!hermoso campo de flores al amanecer-2880x1920

Qué es la acupuntura y para qué sirve

La acupuntura forma parte de la medicina tradicional china y se utiliza desde hace siglos como método preventivo y curativo. El Canon de medicina interna del emperador amarillo (escrito en el s. III a.C.) explica en detalle las aplicaciones médicas de los principios del Yin-Yang y los Cinco Elementos. En otro post hablaremos de esto.

La acupuntura se basa en el concepto de equilibrio. Por eso, cuando se acude a un profesional, hará preguntas sobre multitud de aspectos; no sólo interesa la dolencia, sino todas sus circunstancias. La idea de globalidad es fundamental porque la medicina china considera que ningún fenómeno vital puede ser comprendido fuera de su contexto.

Existen zonas en el cuerpo relacionadas con las principales funciones del organismo y por las cuales fluye la energía vital o Qi. Estas zonas están repartidas por el cuerpo humano siguiendo unos trazados específicos -llamados meridianos- sobre los que se trabaja para recuperar el equilibrio armónico que caracteriza a las personas sanas. Los meridianos comunican lo superficial del cuerpo con lo profundo y la acupuntura busca restablecer su flujo energético mediante la estimulación de puntos concretos. Esta estimulación se hace con finísimas agujas desechables de un solo uso.

¿Para qué sirve la acupuntura?

La acupuntura suele relacionarse con aliviar el dolor o dejar de fumar. En realidad, se aplica a un gran número de trastornos que resulta imposible enumerar, y casi siempre con un efecto rápido y duradero. Es altamente efectiva en:

  • Dolores crónicos, localizados o generalizados (artritis, artrosis, codo de tenista, hombro congelado, lumbalgias, contracturas…)
  • Dolores de cabeza y migrañas
  • Estrés, ansiedad y dificultades emocionales
  • Problemas digestivos (estreñimiento, diarrea, colon irritable, etc.)
  • Colesterol y alteraciones en la tensión arterial
  • Dificultades del aparato respiratorio (asma, alergia)
  • Infecciones recurrentes
  • Trastornos ginecológicos (dolor menstrual, períodos irregulares, infertilidad)
  • Fibromialgia y fatiga crónica
  • Cansancio, insomnio, nerviosismo
  • Tristeza, desánimo, desaliento

La acupuntura es un sistema eficaz y 100% natural que estimula los procesos curativos del organismo con técnicas que tienen siglos de experiencia. Además, es compatible con cualquier tratamiento.

 “Existe en nuestro organismo una fuerza vital
que trabaja por el todo y por las partes y que es a la vez una y múltiple”
Hipócrates (médico griego, s. V a.C.)

 

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.