El peligro de las mamografías, parte 2

descarga (1)

En un post anterior vimos cómo el comité científico suizo que evaluaba las ventajas de las mamografías periódicas, aconsejó dejar de hacerlas pues era más el perjuicio que causaban que sus supuestos beneficios.

En Febrero de 2014, otro estudio científico hecho sobre 1,8 millones de mujeres noruegas diagnosticadas de cáncer de mama entre 1987 y 2010, encontró que las mamografías en realidad INCREMENTAN la incidencia de cánceres. El estudio reveló que el programa preventivo noruego (que incluía mamografías periódicas), aumentó en un 200% la posibilidad de ser diagnosticada de cáncer de mama en estado temprano y aumentó un 35% las posibilidades de ser diagnosticada con un cáncer de mama avanzado.

Fue publicado en The European Journal of Public Health y  titulado “Tendencias en la distribución del cáncer de mama antes, durante y después de la introducción de programas de mamografía en Noruega” (título original: Trends in breast cancer stage distribution before, during and after introduction of a screening programme in Norway pincha aquí para acceder al estudio completo.

Su conclusión fue demoledora: Tras la introducción de las mamografías periódicas, la incidencia de cáncer de mama localizado se ha visto significantemente aumentado en mujeres de entre 50 y 69 años, mientras que la incidencia de cáncer más avanzados no se ha visto reducida en el mismo período de tiempo si lo comparamos con las mujeres más jóvenes a las que no se les ha realizado mamografías. (artículo original en inglés)

Se supone que esto es lo contrario que persiguen las mamografías periódicas. Parece lógico pensar que, si fueran útiles, la incidencia de cáncer sería más baja y no al contrario.

En realidad, el diagnóstico por imagen no es tan sencillo. Casi el 50% de las mujeres tenemos el tejido mamario denso. Al igual que el cáncer, este tipo de tejido aparece blanco en los rayos X. Esto significa que es casi imposible interpretar las mamografías correctamente. Este estudio del Departamento de Radiología de la Universidad Georgetown de Washington (EEUU) nos muestra con qué facilidad puede parecer maligna una masa mamaria benigna: Benign fat necrosis of the breast may mimic a breast malignancy. NOV 01, 1995.

Hay mucho más estudios científicos disponibles, pero creo que estos son suficientes para darnos qué pensar.

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

 

Algo me pasa por dentro… ¿permeabilidad intestinal?  

El intestino permeable se manifiesta en ocasiones con síntomas propiamente digestivos en los que está también involucrado el sistema inmunológico. Otras veces se manifiesta con sintomatología que en apariencia nada tiene que ver con el intestino.  Dado que el cuerpo es un todo y las partes no pueden ser separadas de la totalidad, el intestino permeable provoca también respuestas inmunes en otros sistemas a primera vista desconectados. Así que es relativamente fácil que la persona que lo padezca deambule de especialista en especialista y de prueba en prueba hasta que alguien le insinúe que quizás esté todo en su cabeza… ¿será psicosomático quizás? Pues no.

Veamos esto un poco más de cerca.

  • Las sensibilidades alimentarias  tienen casi siempre su origen en un intestino permeable (también llamado intestino con fugas). Debido a la avalancha de toxinas que entran en el torrente sanguíneo a través de estas fugas, los sistemas inmunológicos de las personas con permeabilidad intestinal están sobreexcitados, produciendo anticuerpos y haciéndoles más susceptibles a ciertos alimentos (especialmente gluten y lácteos).
  • La experiencia clínica apunta a que la permeabilidad intestinal se da a menudo en personas que sufren de síndrome de colon irritable, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.
  • Algunos problemas tiroideos se relacionan con un intestino permeable, en concreto la enfermedad de Hashimoto. Es una enfermedad autoinmune (de nuevo el sistema inmunológico se ve afectado) que puede conducir a hipotiroidismo, alteración del metabolismo, fatiga, depresión…
  • Se producen deficiencias nutricionales (vitamina B12, magnesio y enzimas clave que ayudan a digerir los alimentos) derivadas de una malabsorción intestinal . Estas deficiencias dan un cuadro general de cansancio, falta de vitalidad, dificultades digestivas, dolores articulares, debilidad muscular…
  • Enfermedades inflamatorias de la piel, particularmente acné y psoriasis
  • La permeabilidad intestinal induce un círculo vicioso entre el deterioro del sistema inmune y la disbiosis (desequilibrio en la flora intestinal). Este desequilibrio conduce a la producción y absorción de productos xenobióticos neurotóxicos. Es decir, compuestos ajenos al cuerpo (xenobióticos) que son tóxicos para el sistema neurológico (neurotóxicos). De este modo se inician algunos trastornos depresivos, autismo y diversos trastornos neurocognitivos.

La relación entre el intestino y las enfermedades autoinmunes se puede entender mejor a través de una proteína descubierta en el año 2000 llamada zonulina, que modula la permeabilidad de las estrechas uniones de las células intestinales.

Su función principal es regular el flujo de moléculas entre el intestino y el torrente sanguíneo. Cuando hay un exceso de zonulina, aumenta la permeabilidad intestinal y la barrera protectora pierde su capacidad de protección. Su importancia es tal que la zonulina es un biomarcador del cáncer y enfermedades del sistema nervioso. Esto significa que su medición se utiliza como indicador para diferenciar un proceso biológico normal de uno patológico.

¿Cómo se produce un exceso de zonulina?

  • En primer lugar, la disbiosis intesinal altera la zonulina. Es decir, la presencia excesiva de bacterias intestinales patógenas, en detrimento de las buenas
  • En segundo lugar, la ingesta excesiva de gluten. La gliadina (proteína que forma parte del gluten) activa la señalización de zonulina tanto en celíacos como en no celíacos, desencadenando una cascada de reacciones biológicas.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

El peligro de las mamografías

la-esperanza-flor-crece-en-medio-de-sequedal

En enero de 2013, un equipo multidisciplinar de científicos suizos se embarcó en el proyecto de evaluar las ventajas de las mamografías preventivas rutinarias versus sus riesgos. Lo llamaron The Swiss Medical Board’s report .Conforme iban revisando las evidencias de los últimos 10-15 años, su preocupación aumentaba. Estas fueron, a grandes rasgos, sus conclusiones:

  1. No se habían hecho ensayos clínicos desde hacía más de 50 años, así que la información científica de que disponían estaba claramente desfasada.
  2. Los supuestos beneficios de las mamografías no compensan los daños que producen. La mamografía preventiva conduce en realidad a una cascada de pruebas médicas y, finalmente, a un sobrediagnóstico de cáncer de mama. Dicho de otro modo, se diagnosticaban como cáncer casos que no lo eran, pues nunca hubieran llegado a manifestarse clínicamente como tales. Según el  Canadian National Breast Screening Study el 21.9% de cánceres detectados en mamografías no lo son.
  3. Las discrepancias en la percepción que las mujeres tenían de los beneficios de las mamografías y la realidad eran desconcertantes: el 71.5% creía que su riesgo de padecer cáncer de mama se reducía a más de la mitad. Sin embargo, según los ensayos clínicos disponibles, apenas llegaba a un 20%. ¿Cómo podían las mujeres tomar así una decisión informada?

Los resultados del informe suizo se hicieron públicos en Febrero de 2014. Puedes ver el artículo completo publicado en el New England Journal of Medicine con el título Abolishing Mammography Screening Programs A View from the Swiss Medical Board

Afirmaron que si bien las mamografías periódicas podían prevenir una muerte de cáncer de mama de cada 1.000 mujeres examinadas, por cada caso de muerte evitado por una mamografía se producen:

  • entre 490-670 mujeres tendrán una segunda mamografía
  • entre 70 y 100, una biopsia innecesaria
  • entre 3 y 14 mujeres un diagnóstico erróneo de cáncer de mama, con el innecesario tratamiento de quimioterapia, radioterapia y mastectomía (extirpación de mama).

Ante estos resultados, el comité investigador recomendó cesar inmediatamente las mamografías periódicas.

Por supuesto otros expertos en oncología y organizaciones relacionadas con el cáncer rechazaron esta recomendación por inmoral y falta de ética, pues iba en contra del consenso general y podía inquietar mucho a las mujeres.

The Swiss Medical Board no tiene competencia gubernamental, por lo que sus recomendaciones no son de obligado cumplimiento en Suiza.

Pero sus conclusiones están ahí para todas nosotras.

Puedes acceder al artículo original completo (en inglés) pinchando aquí

 

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.