Bach

El Dr. Edward Bach (1886-1936) analizó las propiedades de determinadas flores y las catalogó según su capacidad para sanar los desequilibrios emocionales. Según Bach, son el resultado de un conflicto interior que debe solucionarse, para erradicar así los síntomas exteriores que se derivan de él (los definía como desequilibrios entre el cuerpo y el espíritu).

Creó un sistema de 38 flores y una fórmula aparte llamada remedio rescate (rescue remedy). Se toman por vía oral disueltas en agua y tratan los estados emocionales negativos. Cada una de ellas es útil para un tipo de problema determinado, como miedo, impaciencia, debilidad o desaliento.

Una esencia floral es la esencia vital de la planta, su campo vibracional. Al ser ingerida, la cualidad de la flor se transfiere al individuo por resonancia, armonizándolo. Sólo actuará la esencia que encuentre receptividad vibracional, por lo que no pueden utilizarse esencias equivocadamente, no tendrán efecto.

Al ser un remedio energético, el efecto no viene dado por la dosis, sino por la frecuencia y la forma en que se administra.

El método perfecto no consiste tanto en apartar la influencia perjudicial
sino en hacer propia una virtud que se le opone,
pudiendo subsanar los errores a través de ella.
(Edward Bach)