¿Engorda el estrés?

Generalizando, podemos afirmar que el estrés altera nuestro sistema endocrino y, consecuentemente, puede provocar que la persona engorde. El proceso que se desata en el cuerpo ante un suceso estresante es el siguiente:

Impacto emocional:
Imaginemos que en nuestra vida tenemos alguna circunstancia – mantenida en el tiempo o inesperada- que nos causa una fuerte y negativa emoción, un choque emocional que nos hace daño (consciente o inconsciente).

Impacto hormonal:
El cortisol  es una hormona segregada por las glándulas suprarrenales como respuesta al estrés. Entre otras cosas, obliga al hígado a liberar glucosa en sangre (es decir, azúcar) para manejar una situación que el cuerpo interpreta como peligrosa. Si el aumento de glucosa por la acción del cortisol se produce de vez en cuando, no hay problema. Pero cuando los niveles de glucosa se mantienen generalmente altos, con picos, la grasa empieza a acumularse (principalmente en el abdomen) y el sistema inmunológico se resiente.

Hay otra hormona que también se vierte a la sangre en respuesta al estrés: la adrenalina. No importa si el peligro es real o imaginario; la adrenalina aumenta el ritmo cardíaco, contrae los vasos sanguíneos (subiendo así la presión arterial) y aumenta la capacidad pulmonar para preparar al cuerpo para luchar o huir.

Por si lo anterior no fuera suficiente, la adrenalina sube el nivel de cortisol para que el hígado ponga a disposición de los músculos sus reservas de glucosa, creándose una retroalimentación que sólo se rompe volviendo a un estado de calma y serenidad.

Pero ¿qué pasa cuando el factor estresante continúa, como cuando no soportamos las circunstancias de la vida o quedamos permanentemente enganchados a algo doloroso que nos sucedió? Pues que nuestro sistema hormonal está en desequilibrio constante.

Del mismo modo que cada persona es diferente y nuestra reacción ante circunstancias similares varía, cada cuerpo gestiona el estrés a su manera. Lo que sí podemos afirmar es que siempre se va a producir algún tipo de desequilibrio físico, nos demos cuenta o no. Por eso, es importante aprender a gestionar el conflicto y las emociones de un modo más armonioso. Te invito a recorrer el camino de ser más amable contigo mism@. Como decía Buda: el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

3 comentarios en “¿Engorda el estrés?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s