Cómo hacer un enema en casa

Un enema es introducir agua a muy baja presión a través del ano para provocar una evacuación. Los enemas son excelentes para limpiar tu colon e hígado y tienen muchos beneficios adicionales. Hacerlo en casa es muy fácil.

Qué se necesita

  • Un kit de enema con irrigador.
  • Una “S” metálica para que sea más fácil colgarlo
  • Alguna toalla grande y vieja, para poner en el suelo del baño.
  • Aceite de oliva, de almendra o de coco para usar como lubricante.
  • Agua a temperatura corporal (ni fría ni caliente, como le pondríamos el baño a un bebé).

Sugerencias:

  • Tómate tu tiempo, hacerlo sin prisas.
  • Que nadie te moleste mientras lo haces
  • Puedes llevarte algo de música o algún audiolibro para escuchar y que se te haga más agradable y breve.

Preparativos

Es preciso buscar un lugar donde colgar la bolsa. Debe estar a una altura superior a la tuya cuando estás de pie y suficientemente cerca de donde vayas a hacerlo como para que el tubo llegue.

Puedes hacerlo dentro de la bañera para evitar que se moje el suelo, aunque también puedes hacerlo en el suelo sobre las toallas si te resulta más cómodo.

Dobla las toallas en el suelo del baño. Hazlo tan cómodo como sea posible.

Imprescindible que la distancia a la taza sea corta, para evitar escapes indeseados. Cuando el cuerpo necesite evacuar, tendrás apenas unos segundos para sentarte en la taza.

Método

  1. Prepara el kit para enemas de acuerdo con las instrucciones incluidas.
  2. Usa la espita para controlar el flujo y llena la bolsa con agua templada. Sostén el extremo de inserción del tubo encima de la bañera o inodoro. Abre la espita y deja que el agua viaje a través del tubo hasta que salga de forma constante. Así aseguramos que no hay burbujas de aire dentro del tubo. Una vez que haya salido todo el aire (lo sabes porque el flujo de agua es constante), cierra el tubo para que no salga más agua.
  3. Elige una de estas tres posturas:
    1. Acuéstate sobre tu espalda, con las rodillas hacia tu pecho.
    2. También puedes acostarte de lado
    3. Otra opción es ponerte a gatas.
  4. Usa el aceite para lubricar los primeros centímetros de la cánula. También puedes lubricar la zona anal si quieres.
  5. Una vez en la postura elegida, inserta la cánula o boquilla unos 5-6 centímetros dentro del ano. No tiene que doler, ni tan siquiera molestar. Detente si sientes resistencia y ajusta el ángulo ligeramente hasta que puedas insertarlo fácilmente. O haz como si fueras a expulsar gases, verás cómo la boquilla entra fácilmente.
  6. Abre la espita para que el agua empiece a entrar. Hazlo con calma sobre todo las primeras veces, hasta que te acostumbres a las sensaciones. Puedes parar en cualquier momento. Si te parece que nada más entrar el agua ya quiere salir, intenta respirar un par de veces y espera un segundo a que pase la sensación de urgencia. Si persiste, cierra la espita, saca la cánula y siéntate en la taza.La clave es introducir y mantener el líquido hasta que empiezan los movimientos peristálticos naturales del cuerpo. Una vez haya entrado tanta agua como puedas mantener, cierra la espita y espera a que el cuerpo te pida evacuar.Repite el proceso hasta que hayas utilizado todo el agua de la bolsa (aproximadamente 2 litros).
  7. Limpia la boquilla con alcohol o agua oxigenada antes de dejarla secar.

Consejos

  • Cerciórate que todo lo que necesitas está cerca de ti para que no tengas que estirarte o llegar incómodamente durante el enema.
  • No te desanimes si te parece que puedes procesar muy poco líquido. Lo importante es la constancia.
  • Vigila la temperatura del agua. Lo ideal es que la sientas cálida y agradable. Prueba con la cara interna del brazo, que no te queme ni sientas frío. Si en el proceso del enema el agua de la bolsa se va enfriando, añade más agua caliente hasta conseguir la temperatura adecuada. 

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s