Ácido úrico y gota

Lo que generalmente llamamos gota (o artritis gotosa aguda) es la afectación articular derivada de la hiperuricemia, es decir, el aumento del ácido úrico. Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre, pasa por los riñones y sale del cuerpo en la orina. Pero, a veces, se acumula en forma de cristales alrededor de una articulación. Suele ocurrir en el dedo gordo del pie, pero también en otras articulaciones, como tobillo, rodilla, muñeca y codo.

El ácido úrico se produce fundamentalmente en el hígado a partir de las bases púricas o purinas. Las purinas están presentes naturalmente en el cuerpo y también  en los alimentos. Por lo tanto, se puede decir que la dieta tiene importancia como causa del aumento del ácido úrico.

Alimentos ricos en bases púricas son las vísceras, caza, mariscos, crustáceos y anchoas. El alcohol, al metabolizarse, aumenta la producción de ácido úrico y se relaciona  con los ataques recurrentes de gota. El mundo vegetal también contiene purinas (avena, espinacas, legumbres, café, cacao, té) pero no aumentan el riesgo de gota. La palma en el ranking gotoso se la llevan los extractos de carne y salsas tipo avecrem. Una vez más, mi querida industria alimentaria se lleva el primer premio… 😉

Prácticamente todos los gotosos tienen el ácido úrico alto, pero solamente unos pocos de los que lo tienen alto desarrollarán gota (5% aproximadamente). Es decir, lo más frecuente es tener hiperuricemia y no padecer gota.

Lo importante es que, aunque no se padezca la dolorosa gota, el ácido úrico elevado es un indicador de cómo se encuentra nuestro medio interno. Nos habla también sobre el estrés al que los tejidos y órganos de eliminación están sometidos. Aquí, para no repetirme, me remito a las entradas publicadas sobre el equilibrio ácido-básico y el terreno celular.

Como siempre, la salud es una cuestión de equilibrio. Y en esto el cuerpo es un experto.

Remedios naturales ante un ataque de gota

Durante la crisis aguda, las cataplasmas de arcilla y beber abundante agua con zumo de limón pueden ser de gran utilidad.

Cuando ha pasado el dolor, una monodieta de patata hervida durante 3 a 5 días puede dar muy buenos resultados. El ayuno está desaconsejado, pues puede desencadenar una nueva crisis.

También pueden emplearse plantas diuréticas y depurativas: arenaria, cola de caballo, diente de león, zarzaparrilla, ortiga y estigmas de maíz. La vitamina C (unos 500 mg diarios) ayuda a eliminar el ácido úrico por la orina y el zumo de limón es altamente alcalinizante.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s