Edward Bach explica la causa de la enfermedad

El Dr. Edward Bach (Inglaterra, 1886-1936) afirmaba que la enfermedad y los desórdenes físicos son el resultado de la brecha que separa el estado interno de una persona y la imagen que proyecta. Cuanto más se acerquen esas dos caras (la interna y la externa), más sano estará el individuo.

Según Bach, una característica principal de la enfermedad degenerativa es la diferencia entre la forma en que aparece una persona (personalidad) y la forma en que se siente realmente  (su Ser más profundo, su alma). Esto suele formar parte integrante de la enfermedad. Se requiere mucho tiempo para que lo que realmente somos aparezca en nuestra cara externa. Durante todo ese tiempo, la diferencia va minando nuestra salud.

Así pues, Bach nos enseña que hay dos errores fundamentales posibles: la disociación entre nuestra alma y nuestra personalidad, y la crueldad o el mal frente a los demás, por ser un pecado contra la Unidad. Cualquiera de estas dos cosas da lugar a un conflicto, que desemboca en la enfermedad. El entender dónde estamos cometiendo el error (cosa que con frecuencia no sabemos ver) y una auténtica voluntad de corregir la falta nos llevará a la salud.

Lo que conocemos como enfermedad es la etapa terminal de un desorden mucho más profundo. Las causas están en las actitudes mentales y emocionales de cada ser humano. Por este motivo, el terapeuta que utiliza Flores de Bach  individualiza en cada caso, utilizando las flores que actúan sobre los síntomas emocionales en desequilibrio, permitiendo así a la persona tomar las riendas de su propia salud.

Cuando sabemos que existe un cuerpo emocional paralelo al físico, mucho de aquello que era un misterio comienza a cobrar sentido. Edward  Bach opinaba que las enfermedades del cuerpo son meros síntomas de lo no-físico. Pensaba que “… nuestros temores, nuestras aprensiones, nuestras ansiedades y demás son los que abren la puerta a la invasión de la enfermedad”.

Es por esto que la enfermedad nunca se erradicará ni se curará con la medicina actual, pues no es  material en su origen. En realidad, es el producto final de fuerzas profundas que se manifiestan en el cuerpo. Y aunque el tratamiento material sea aparentemente eficaz, es un mero alivio temporal si no se suprime la causa real. La enfermedad es, en esencia, el resultado de un conflicto entre el alma y la mente y no se erradicará sin un trabajo espiritual y mental.

Bach afirmó que la enfermedad, en apariencia tan cruel, es en sí beneficiosa. Si se la interpreta correctamente, nos guiará para corregir nuestros defectos esenciales. Nos dejará mejor y más grandes que antes. Nos invita a mirar hacia un lugar que de otro modo nos habría pasado desapercibido.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s