El equilibrio ácido-básico, por qué es importante

Las reacciones químicas de nuestro cuerpo oscilan entre la acidez (inferior a 7) y la alcalinidad (superior a 7). El cuerpo dedica mucho esfuerzo a vigilar que estos niveles se mantengan en un rango saludable lo más próximo posible a un pH ligeramente alcalino: aproximadamente 7,4 la sangre y entre 6,5-7 la orina.

El organismo tratará a toda costa de mantenerse en este rango. Para ello, difundirá hacia los tejidos todo exceso ácido. Allí será recogido por el sistema linfático, encargado de recoger desechos. Los riñones, los pulmones y la piel también se encargan de eliminar ácidos. También usará los minerales disponibles para compensar cualquier desviación.

Qué ocurre cuando hay una desviación en el pH

  • El organismo disminuye su capacidad para absorber nutrientes esenciales y eliminar elementos nocivos.
  • La capacidad de las células para producir energía decrece y pierden también la capacidad de reparar las células dañadas. El terreno celular se deteriora.
  • El exceso de acidez perturba los linfocitos, resultando afectado el sistema inmunológico.
  • Los residuos metabólicos que no pueden ser expulsados se almacenarán en los tejidos. Cuando los residuos sobrepasan la capacidad de limpieza, se producen las enfermedades metabólicas (colesterol, gota, obesidad, etc.).
  • Cuando el cuerpo se ve obligado a utilizar los minerales que tiene a su disposición para equilibrar el pH interno, puede provocar una desmineralización del organismo, con las consecuencias que conlleva.

Por todo lo anterior, un cuerpo acidificado es mucho más propenso a padecer enfermedades.

Cómo se altera el equilibrio ácido-básico

Principalmente por la alimentación. Entre los más acidificantes están la leche de vaca, el azúcar y todo lo procesado. Agravan la situación la vida sedentaria, la falta de oxigenación y las emociones negativas.

Cómo saber qué pH tengo

Midiendo con tiras reactivas el pH de la segunda orina de la mañana.

Cómo restablecer  el equilibrio

Como regla general, es mejor consumir los productos que favorecen la alcalinización, que son los de origen vegetal: frutas, verduras y legumbres. Y evitar los que acidifican, que son los de origen animal, el azúcar y todo lo refinado (pan, harinas, arroz, comidas preparadas…).

El ejercicio físico beneficia porque se estimula la eliminación de residuos tóxicos. Respirar profunda y relajadamente también puede ser de gran ayuda, pues los tejidos se oxigenan mejor.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

6 comentarios en “El equilibrio ácido-básico, por qué es importante”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s