Las fuerzas defensivas del cuerpo

Son las encargadas de neutralizar y eliminar cualquier peligro potencial procedente de un agente patógeno. Todas ellas se engloban bajo el llamado sistema inmunológico (o inmunitario o sistema inmune).

Hay una tendencia a considerar el sistema inmunológico como un elemento único, como si fuera un órgano. Sin embargo, es un conjunto de procesos biológicos complejos que se ocupan de mantener el equilibrio interno frente a agresiones externas (por ejemplo, un virus) o internas (por ejemplo, células cancerosas).

A grandes rasgos, intervienen:

  • La piel, que envuelve y protege nuestro organismo
  • Las mucosas que cubren todos los orificios del cuerpo
  • Las glándulas suprarrenales y tiroides, que ponen al cuerpo en alerta si hay peligro de infección, vertiendo hormonas al torrente sanguíneo
  • El timo, glándula que organiza todo el sistema de defensa. En él maduran los linfocitos T, responsables de coordinar la respuesta inmune celular
  • El bazo y el hígado, suministradores de granulocitos y macrófagos
  • La médula ósea, que elabora más células defensivas cuando es necesario
  • El sistema linfático, por donde se desplazan las células defensivas
    • Los vasos linfáticos recorren el cuerpo proporcionando sustancias curativas y eliminando todo aquello que se identifica como nocivo.
    • En los ganglios linfáticos se almacenan los glóbulos blancos (especialmente los linfocitos) para cuando se necesiten
  • Las vías urinarias y los intestinos, a través de los que se expulsan las células dañadas y los elementos de deshecho
  • La flora bacteriana, que evita que virus, hongos, parásitos y bacterias se instalen en el cuerpo

Otros elementos que apoyan las funciones del sistema inmunológico son: los minerales y oligoelementos, el equilibrio ácido-básico y una gestión adecuada del estrés.

Teniendo en cuenta todos los órganos y sistemas involucrados, parece evidente que intentar eliminar el síntoma es inútil a medio y largo plazo.

La única manera de no enfermar y de curarnos cuando estamos enfermos es tratando al cuerpo como un todo integrado y no a través de alguna de sus partes. Dada su complejidad, el sistema inmunológico sólo puede fortalecerse de una manera integral y holística.

Más información:
Alicante. El Elixir de Hebe ( 966 084 615)
Madrid. Clínica Retiro Salud ( 687 671 672)

 

AVISO LEGAL y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD. El contenido de este artículo y de todos los publicados en esta web reflejan únicamente la opinión de la autora, siendo su finalidad informar y educar en estilos de vida saludables. No están destinados a proporcionar consejo médico ni a sustituir ningún tratamiento médico. La autora no asume la responsabilidad de posibles consecuencias para la salud de cualquier persona o personas que lean o sigan la información publicada en esta web. Todos los lectores, especialmente aquellos que toman medicamentos, deben consultar a su médico.

5 comentarios en “Las fuerzas defensivas del cuerpo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s